Review. Taiko no Tatsujin: Drum Session

Review. Taiko no Tatsujin: Drum Session

Editors choice
11 views
0

Uno de los arcades más populares de Japón ha llegado a occidente, pero no con la fuerza que debería. Bandai se ha pasado de cauteloso con un producto al que pudo haber explotado de una mejor manera de este lado del charco.


La mayoría de las personas no tiene ni la menor idea de que es un taiko, y salvo los conocedores, no tenían conocimiento de la popularidad del juego en Japón. Pero vayamos por partes ¿qué es un taiko?

La traducción más literal de la palabra taiko, sería “gran tambor”. Evidentemente es un tambor japonés, que se toca con unas baquetas jumbo llamadas bachi. Se utiliza principalmente en eventos tradicionales y su peso varía entre los 295 y los 310 kg.

El problema con traer un juego de este estilo es tu público objetivo: Es un juego de nicho que seguramente los fans ya lo tendrán en sus bibliotecas de juego en este momento, y penetrar en un mercado más amplio se antoja complicado. Si consideramos la poca publicidad que se le ha permitido al juego (al menos en México) y el hecho de que la versión es solo digital (al menos en PS4) sin la posibilidad de conseguir el controlador con forma de taiko; pues has limitado de forma importante el alcance que podía tener el título…

No digo que esté mal, al final del día esto es un negocio y hay que protegerse lo mejor posible; pero continuamos con el mantra de las compañías japonesas “Latinoamérica no es un mercado importante” con el que se están privando de buenas oportunidades de negocio.

Ahora a lo que vamos, el juego.

Taiko no Tatsujin es un juego de ritmo, el objetivo es simple: cada vez que las “notas” pasen por el circulo junto al taiko, tu aprietas el botón que corresponda. Las notas pueden ser sencillas, dobles o de redoble y según tu desempeño son las recompensas y puntos que obtienes. Hay una variedad decente, un poco escasa, de canciones, destacan temas como Guren no Yumiya (AoT), Cruel Angel Thesis (NGE), Zen Zen Zense (Your Name) y ¡We Are! (OP); como ya es costumbre, hay una tienda en línea que te vende las canciones aparte, por el momento hay pocas cosas que comprar, destacando Crossing Fields (SAO). Uno supone que conforme pase el tiempo van a volver más robusto el inventario, aunque pagar dólar y 30 por cada canción se me hace bastante caro.

Hubiera preferido Nandemonaiya…

La interfaz es bastante sencilla, la mayor parte del tiempo ocuparás dos botones, cuatro ya en niveles avanzados. Cuenta con el clásico modo arcade, donde juegas canciones en la dificultad de tu elección, puedes desbloquear varias recompensas y más canciones. También tenemos un modo en línea, donde puedes acceder a partidas clasificatorias y jugar de manera competitiva. Cuenta además con un módulo que explora diversas opciones de personalización para Don-chan (el tambor con cara de gato), cuyo inventario irás desbloqueando conforme más juegues.

La interfaz es muy llamativa

En cuanto a jugabilidad, los controles en la versión de Play son bastante intuitivos, usan de 2 a 4 botones, la curva de aprendizaje es relativamente sencilla; pero considero que no vender el periférico taiko (el tambor pues) fue un error y le quita casi por completo la experiencia y el sentido del juego al usuario. En palabras simples, es jugar un rock band con control. No es injugable, pero se pierde la idea del juego. Puntos extra por incluir un modo de dos jugadores, cosa muy escasa en estos días.

Gráficamente el juego me recuerda a los Wario Ware Inc. (pensando en los diseños de personajes y las pantallas muy coloridas. Las pantallas llegan a saturarse de elementos mientras juegas, lo que añade cierta dificultad, pero lo vuelve muy tedioso. El mapeo de las canciones tiene una buena precisión y los personajes son llamativos.

Este juego no va a despegar. Es una lástima, porque en verdad es un gran juego y es muy entretenido; pero si no te tomas el riesgo es imposible que un género desconocido permee en una sociedad extranjera. Faltó publicidad, faltaron demos, faltaron opciones, faltaron tambores; por ser sencillo y entretenido el juego pudo despegar, utilizando el anime como gancho se podía llegar a un público más amplio. Canciones de One Piece, Dragon Ball, AoT, SAO ya las tienen, si a eso le aumentarás Death Note y My Hero Academia tienes lo que ve el 90% de los fans del anime en México. Se pudo hacer más, pero como es costumbre, les faltó visión de este lado del charco.

Donde están mis niñas de Love Live?

En conclusión, es un juego que recomiendo si te gustan los juegos de ritmo y/o las canciones de anime. Se le agarra fácil la maña al juego; los personajes son bonitos, las canciones son temas populares. En general un buen juego que te explica un poco el porqué de la popularidad de este género en su país natal. Podrían mejorar algunos detalles, como la saturación de la interfaz o una bajada de precios en las canciones (se agradecería), faltó el controlador de taiko. Pero en general es un juego que los animo a comprar, aunque sé que probablemente no sea un éxito comercial en el país.

El juego fue reseñado con una copia digital para PS4 proporcionada por nuestros amigos de Bandai Namco Latinoamérica.

About author
Imagen de perfil de El Kotorro

El Kotorro

20 años de experiencia en anime y videojuegos, ingeniero de profesión, Love Liver por convicción, me autoproclamé hace muchos años como el husbando de Kotori. Trabajo como un godín para una compañía gigante hasta que ustedes con sus visitas y su cariño me saquen de pobre.

Your email address will not be published. Required fields are marked *