Reseña – Dragon Quest XI: Echoes of an Elusive Age

Reseña – Dragon Quest XI: Echoes of an Elusive Age

Editors choice
6 views
0

Una de las franquicias más grandes del mundo de los JRPG realiza su triunfal regreso fuera de Japón para PC y PlayStation 4. La épica aventura ilustrada por Akira Toriyama y escrita por Yuji Horii busca su lugar, más que merecido, entre las leyendas de los RPGs de occidente.


Dragon Quest es una saga de videojuegos que se popularizó, al menos en este país, por el arte de Akira Toriyama (Dragon Ball); siendo un juego atractivo, pero que nunca alcanzó el impacto de otras franquicias como Final Fantasy. Square-Enix le apuesta a lo grande en esta entrega a una de las franquicias más queridas para los conocedores del JRPG.

Los videojuegos nos han dado auténticas obras de arte desde sus inicios; si hablamos de juegos japoneses, es inevitable mencionar a la saga de The Legend of Zelda, los cautivadores Final Fantasy, el legendario Pokémon (que nos tuvo a todos pegados a un Game Boy o DS en la hora del recreo) entre muchas otras grandes franquicias, tanto comerciales como de nicho, que han desfilado en casi todas las consolas existentes.

Ahora toca el turno de los reflectores a Dragon Quest XI, una aventura que te hará vibrar de nostalgia, que te hace sentir de nuevo esa sensación de estar dándole sentido a nuestras vidas, de ser auténticos héroes, dispuestos a sacrificar todo para salvar el mundo.

¿Pero qué tiene de diferente esto a otros juegos como The Witcher III, The Legend of Zelda, Final Fantasy (el que gusten) o tantos otros con la historia central del bien contra el mal?

Primero cabe mencionar que estas historias no son solo parte de los videojuegos, encontramos relatos con esta premisa en libros, películas, series y casi todo medio impreso o audiovisual; puesto que, no es solo una forma de hacer juegos, es la forma que tiene la humanidad de contar historias.

Echoes of an Elusive Age inicia con una premisa más que conocida: héroe anónimo, es adoptado en una aldea, llega el día de su madurez y se le revela que es el elegido. Por algún motivo que ustedes tendrán que descubrir, nuestro héroe es perseguido y considerado persona non-grata a donde quiera que vaya, cual ave de mal agüero. Aquí es justo donde empieza la diferencia con muchas de las historias ya contadas, esta parte psicológica y de problemas de identidad le dan una sensación muy diferente a las clásicas aventuras de personajes “moralmente grises” o el héroe buenísimo que no hace nada malo ni en defensa propia. Es una historia de búsqueda de identidad propia, de encontrar tu lugar en el mundo; más que salvarlo, buscas respuestas en él.

Evidentemente no estás solo, en esta aventura te acompañaran amigos memorables, con los cuales estoy, casi seguro, te encariñaras de inmediato, emprendiendo un viaje a través de un escenario que te dejará sin aliento, hermosas ciudades y poblados con un estilo arquitectónico sumamente cuidado; una población viva, con sus propios conflictos, intereses, miedos, sueños e ilusiones; pero no todo es felicidad en esta caravana, también tendremos que enfrentarnos a temibles personajes, al rechazo y a la persecución de aquellos a los que estás destinado a salvar.

Destaca en el juego el correcto balance entre las situaciones; no todo se trata de sarapes y sombrerazos, todo tiene su momento, y además de los combates también tendremos momentos de relajación, de administrar nuestras cosas, de conocer los lugares a los que hemos llegados e inclusive momentos dramáticos y tristes que le dan una sensación única de realismo a la historia.

La personalización del juego, más allá del personaje.

El punto más importante que no puedo dejar de mencionar es las opciones que te brinda el juego para que te sea más disfrutable. Así como existimos personas que encontramos un sentimiento de satisfacción en pelear 5,345 veces contra el mismo jabalí para conseguir experiencia, ítems o recursos para financiar nuestra aventura; existen personas que quieren llevar las cosas un poco más tranquilo, disfrutar de otro tipo de experiencias dentro del juego. Normalmente, existen juegos para uno u otro objetivo de mercado, pero Square decidió que querían quedarse con ambos, y es aquí donde nace la Misión Dracónica.

Desde el inicio del juego, se te permite modificar la dificultad del juego; Square te da la opción de decidir entre otras cosas: si quieres avanzar de forma más fluida o quedarte dos años grindeando para pasar a la siguiente zona; configurar el aguante y el daño de los enemigos; aumentar o disminuir la experiencia que ganas; el poder o limitar la cantidad de cosas que puedes comprar en las tiendas; ¡inclusive hay una opción que te impide escapar de las peleas! También podrás personalizar el comportamiento de tus compañeros de equipo, para que actúen en combate de acuerdo a ciertos criterios como tener una posición agresiva, dedicarse solo a defender, a curar, etc.

Considerando esto, existen opciones para aquellos que quieran adentrarse a una aventura titánica de niveles de dificultad inhumanos y para los que buscan solo pasar un rato agradable, disfrutar del paisaje o adentrarse solo en la historia del juego.

Los sarapes y sombrerazos

Aunque hay mucho por hacer en este juego, el factor por el cual muchos estamos aquí son los golpes. En este rubro, Dragon Quest mantiene una actitud bastante conservadora respecto a los lineamientos clásicos del JRPG, con algunas novedades en terreno seguro, el sistema de combate se va complejizando conforme vas superando la curva de aprendizaje. Estructura básica de 4 personajes por equipo donde tendrás que decidir entre una variedad de opciones, ya sea pegar, lanzar magia, tomarte algo para mejorar tus stats, hechizos que beneficien a tu equipo o echarte a correr como si no hubiera un mañana; lo esencial del género se mantiene en esta entrega.

Las novedades que saltan a la vista son, en primera instancia, la posibilidad de moverte en el campo de batalla que no hace ninguna diferencia muy marcada; continuamos con la posibilidad de dejar que tus personajes (todos) entren en modo automático para que se agarren a chanclazos mientras tu solo das instrucciones muy generales; y finalmente los ataques conjuntos, sorprendentes en lo visual, que llevan un escalón más arriba la complejidad del combate.

Safo curar

Evidentemente tus personajes suben de nivel y aprenden nuevas cosas interesantes, por lo que tarde o temprano tendrás que asignarles un rol; ¿Quién cura? ¿Quién recibe los golpes? ¿Quién se encarga de hacer el daño puerco? ¿Quién se encarga de cubrir a distancia? Muchas decisiones, muchas combinaciones, aunque de buenas a primeras parezca algo enredado, cuando menos te des cuenta, habrás pasado 4 horas solamente ideando estrategias para tus personajes.

El buen vestir

¿Qué sería de un RPG sin las armas y armaduras? Bueno, Pokémon es un RPG y no tiene nada de eso; pero si estás pensando en Dragon Quest, seguramente no esperas poder pasarte todo el juego a puros attack-truenos ¿O sí? (Blizzard intentó hacerlo en World of Warcraft sin muy buenos resultados). Pero lo que se queda como elemento esencial es la personalización y mejora de tus armas, armaduras, ropa o lo que sea que puedas usar; aquí no solo se trata de ver que bonitas cosas te tiran los jefes, Dragon Quest te invita además, a conseguir recetas y materiales para que puedas cubrir tus necesidades armamentísticas. Por medio de un mini-juego llamado “La Forja”, que cada vez se va haciendo más difícil, puedes crear y mejorar cada elemento de tu arsenal para que quede al dente de tus exigencias heroicas.

Brave New World!

La esencia de Dragon Quest se basa en explorar Erdrea, compuesto por múltiples continentes e islas en medio de un vasto océano, que tienen sus propias y únicas ambientaciones. Los bosques, llanuras, playas, desiertos, mesetas y montañas hacen de este mundo una obra de arte; pero incluso en este rubro, Square-Enix nos da opciones: puedes recorrer estas maravillosas vistas (corriendo, a caballo o a pie), o puedes utilizar opciones de viaje rápido si es que estas corto de tiempo. La vida en las ciudades y en los poblados también forma parte del atractivo del juego; diferentes todas entre sí, te recomiendo explorar a fondo para que no te pierdas ningún detalle del mismo.

Los personajes creados por el maestro Akira Toriyama hablan por sí solos, diseñados con maestría, se adaptan con facilidad a la técnica cel shading del juego. Es de las pocas veces que he visto que no buscan recrear un anime en 3D, aunque es obvia la influencia, se puede considerar un estilo completamente aparte, teniendo en mente un videojuego, no una serie de anime.

El juego está realizado en Unreal Engine y como todo, algún fallo debería de tener. No digo que el motor gráfico sea malo, al contrario, ha sido responsable de una aceleración en la parte artística de los juegos. No por eso dejemos de mencionar los detalles: la carga de las texturas es irregular, el sistema de iluminación tiene errores mínimos, casi imperceptibles, que aunque sean errores que no afectan realmente la experiencia del juego se tienen que anotar de igual forma.

History in the making!

Me arriesgo a decir que tiene potencial para ser un clásico a la altura de Chrono Trigger. Además de la historia principal, completar el juego al 100% te llevarás al menos 100 horas. Cambios de ritmo, sorpresas, emociones, drama. Considerando que es un juego principalmente linear, creo que es un excelente logro todo lo que empacaron dentro de él. El guion tiene sentido, está bien pensado y se desarrolla de manera muy natural y lógica. Es verdad que hay muchísimos cambios de ritmo bruscos, pero en ningún momento lo sentí improvisado o forzado, lo cual es muy difícil de conseguir si consideramos la complejidad de los juegos actuales.

Las misiones secundarias, la búsqueda de equipo, armamento y secretos varios, las transiciones de los momentos más épicos en batalla a escenas de tranquilidad y diversión hacen de este juego uno de los JRPGs mejor orquestados en los últimos tiempos. No se busca demeritar a otros juegos en el género, pero bien hay que reconocer el esfuerzo del brillante escritor en traernos una historia que bien quedará en nuestros corazones durante mucho tiempo.

De sonido y canciones.

Un ambiente sonoro excelentemente cuidado, el sonido del viento, de los árboles, la batalla, los hechizos. Es fácil perderte en un mundo de tan ricas sensaciones auditivas. Personalmente no soy fan del doblaje en inglés en general, siempre agradezco la opción de disfrutar el audio original, pero no tengo quejas en el rubro; fuera de las obvias e inevitables pérdidas de coherencia, humor y emoción que sufre toda localización, se captura la esencia y la idea original de la historia a través de sus personajes.

En la parte de la música de ambientación hay muchas pistas repetidas. Se entiende la complejidad de componer una pista diferente para cada sección de este maravilloso mundo; pero ese esfuerzo extraordinario hubiera completado perfectamente el trabajo tan cuidado en otros rubros.

Ya para cerrar.

El juego vale absolutamente toda la pena, aunque es parte de una saga, es refrescante ver títulos que buscan adaptarse al jugador actual sin sacrificar sus raíces. Las opciones de personalización son una auténtica maravilla, desde decidir la dificultad, hasta la variedad de equipo que hay disponible. Audiovisualmente dejará insatisfechos a muy pocos, no es perfecto, pero se dieron pasos en la dirección correcta. Dragon Quest XI no solamente cumple con los jugadores, va un paso más allá para ponerse a la altura de los grandes, recordándonos porque Dragon Quest tiene un lugar especial en las leyendas de los videojuegos.

Publica: Square Enix, Inc.
Plataforma: PS4 y STEAM.
Género: JRPG
Clasificación: T (Adolescentes).
Lanzamiento: 4 de septiembre de 2018.

Reseñado en PS4 con copia digital proporcionada por Square-Enix Latinoamérica.

About author
Imagen de perfil de Ramatheriel

Ramatheriel

20 años de experiencia en anime y videojuegos, ingeniero de profesión, Love Liver por convicción, me autoproclamé hace muchos años como el husbando de Kotori. Trabajo como un godín para una compañía gigante hasta que ustedes con sus visitas y su cariño me saquen de pobre.

Your email address will not be published. Required fields are marked *